Las 20 Virtudes esenciales para el Trabajo (parte II)

Para alcanzar el éxito en nuestras vidas hay que sin duda tener virtudes. Como comenté en mi artículo anterior (Las 20 Virtudes esenciales para el Trabajo, Parte I), las virtudes son todos aquellos hábitos operativos buenos que repetimos una y otra vez hasta quedar afianzados en nuestro ser. Ahora hablemos del Éxito. La palabra proviene del latín “exitus” que significa salida, en ingles exit. Se dice que cuando un producto tiene gran éxito es porque tiene mucha salida, de allí el término. Sabemos que para el éxito no hay una medida, es subjetivo, la medida es y debe ser propia de cada quien, aunque en la actualidad y con el auge de las redes sociales, el éxito es medido (esto da risa…) en número de seguidores o en dinero, todo un clásico… Pocas veces tiene una connotación distinta, no obstante en la revista Entrepreneur (USA) recientemente leí un artículo que define el éxito para 4 de los emprendedores más influyentes del mundo y sus definiciones son bastante particulares, veamos:

“Cuanto más comprometido estés activa y prácticamente, más éxito sentirás” – Richard Branson [1]

“Estoy convencido de que cerca de la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los no exitosos es la perseverancia” – Steve Jobs [2]

Si las ideas más únicas fueran obvias para todas las personas, no habría emprendedores. La única cosa que todo trayecto emprendedor tiene en común es que hay muchos pasos en el camino del éxito” – Tori Burch[3]

“Me gusta involucrarme en cosas que cambian el mundo” – Elon Musk[4]

El éxito es algo muy personal y más allá de lo que tu entorno perciba, solo tú eres capaz de definirlo. Me gusta mucho ver el éxito como un largo camino en lugar de un destino al cual se llega, además los caminos nunca son iguales, hay subidas, bajadas, caminos de tierra, asfaltados y la belleza está en caminarlos, vivirlos, siempre con esperanza. Frecuentemente veo como mucha gente se afana y se le va la vida tratando de ganar más y más dinero en una carrera frenética contra el tiempo ya que su mayor éxito es tener más. El dinero es un medio y no el fin y, el fin nunca justifica los medios. Por otro lado, está el fracaso y como decía Winston Churchill “El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse” Lo único positivo de los fracasos es aprender de ellos, no tirar la toalla, no desesperarse, el éxito está en seguir adelante.

Para mi Mamá, una maestra de escuela de una ciudad en Sicilia y mi Papá, inmigrante italiano con tan solo 3er grado de escuela básica, que sin hablar una palabra de español al llegar a Venezuela y luego de muchos años, su éxito fue haber podido levantar una familia, un negocio, haber podido proveer estudios universitarios a sus hijos, haberlos hecho hombres de bien y su mayor alegría, sus 11 nietos. Esta sin duda es una historia de éxito, aunque para algunos no la sea.

Para ser mejores y tener un camino no exento de fracasos, pero en la senda del éxito, hacen falta muchas virtudes y en esta segunda entrega expongo las 10 virtudes restantes. Por supuesto que hay muchas otras, simplemente traté de compilar las que en mi opinión considero prioritarias.

Confiable: Alguien digno de nuestra confianza es alguien muy valioso, es por ello que debemos construir esta confianza día a día y con accionas, no solo palabras. Procurar que aquellos que nos rodean, clientes internos o externos, colaboradores, familiares y amigos, cuenten con que nosotros no les fallaremos, esto sin duda nos hace destacar del resto. Si algo han ganado las grandes empresas y sus marcas, es que generan confianza en quien las consume y sin importar en muchos casos el precio.

Autocrítico: Es la capacidad que tenemos y si no la tenemos debemos desarrollarla, de hacer un juicio desapasionado de nuestras acciones y/o comportamientos. Es vernos a nosotros mismos en el espejo y ser críticos de una manera absolutamente sincera y objetiva, siempre en función a mejorar para los demás, nunca para vanagloria.

Diligente: Es la virtud contraria a la pereza y la RAE lo define como tener cuidado, prontitud, agilidad o prisa en ejecutar una labor. Es una virtud relativa al amor y viéndolo de manera práctica tiene que ver con ejecutar nuestro trabajo con calidad y rapidez para agradar y satisfacer al cliente (interno o externo). En otras palabras, es versar nuestras acciones y orientarlas a satisfacer en todo momento a los que nos rodean. Diligente procede del latín “dilígens” o “dilígentis” que significa el que ama especialmente o tiende con amor a algo o a alguien.

Empático: Ser empático es un sentimiento, es identificarnos con el sentir de alguien en una situación determinada. No es una capacidad innata, se debe ir desarrollando y una buena forma de hacerlo es preguntándonos ¿cómo me sentiría, reaccionaria y pensaría en esa situación? Mas que ponernos en los zapatos del otro, nos da la capacidad de poder experimentar en carne propia sentimientos ajenos. Ser empáticos nos hace más humanos, cercanos y apreciados como líderes positivos que solo buscan el bien.

Disciplinado: la RAE lo define como “Arte, facultad o ciencia” otra definición habla de: “conjunto de reglas o normas cuyo cumplimiento de manera constante conducen a cierto resultado” sin duda para destacar en nuestra profesión y en nuestra vida personal, debemos ser disciplinados. Una práctica constante en donde nuestras acciones diarias (pudiendo convertirse en hábitos) y siguiendo cierta normativa, nos permitan cumplir las metas deseadas. La disciplina está ligada al orden y es que con mucha lógica podemos afirmar que alguien que no tiene disciplina difícilmente tendrá éxito en lo que emprenda. Hay un viejo adagio japonés que dice: ¡La disciplina tarde o temprano supera la inteligencia!

Humildad: Es una virtud cuya definición es profunda y da para libros enteros, sin embargo, la trataremos desde un punto de vista mas práctico pero útil. Es la virtud que nos permite reconocer nuestras, limitaciones y deficiencias en una materia en particular y actuar en consecuencia, sin aparentar, pidiendo ayuda. Ser humildes nos hace reflexionar sobre lo poco que sabemos y somos, pero siempre dispuestos a aprender y ser mejores, para los demás. De igual forma la humildad nos hace consientes de nuestras cualidades y habilidades a fin de ser usadas para hacer el bien. “Yo se cómo hacerlo y te voy a ayudar, cuenta conmigo”.

Flexibles: Ser flexibles es adaptarnos más fácilmente a las necesidades de otros, es estar dispuestos a variaciones puntuales en nuestras formas o procedimientos de hacer las cosas de acuerdo con una nueva necesidad. Esto lo notamos fácilmente cuando nos dicen que nuestras solicitudes no están dentro de las políticas o estándares de algún producto, pero sin embargo nos complacen, eso es una manera de ser flexibles. Por otra parte y como todos los extremos son malos, ser extremadamente flexibles nos puede hacer perder estándares de calidad y enfoque y, como dice aquella máxima, “no se puede complacer a todos y siempre”.

Paciencia: Es la virtud que nos mantiene fuertes y serenos ante las adversidades. Tiene que ver con la perseverancia y la actitud necesarias para esperar que las cosas ocurran. Hay que hacer ejercicios de paciencia, poner nuestra voluntad y día a día esforzarnos por adoptarla y enfrentar las situaciones con entereza y serenidad. Somos pacientes cuando tenemos la capacidad de ver con mayor facilidad las cosas positivas de una situación, que las negativas. La paciencia nos permite poder identificar el origen y las soluciones a los problemas, las contrariedades, pero también las alegrías y los triunfos y así poder afrontar la vida de una manera más alegre. La paciencia, la persistencia y el sudor hacen una combinación imbatible para el éxito”. Napoleón Hill.

Optimismo: Es una virtud que permite mantener siempre una visión positiva del futuro a pesar del presente. Ese pensar que las cosas se pondrán mejor y que no todo está perdido. En Venezuela ser optimistas en los actuales momentos es un acto de fe muy grande que debemos mantener. Incluso la noche más oscura terminará y el sol saldrá (Víctor Hugo).

Saber Escuchar: “Del escuchar procede la sabiduría, y del hablar el arrepentimiento (Proverbio italiano). Tiene que ver con ser humildes. Es una virtud que, si no la hemos desarrollado, es muy importante hacerlo, no es fácil escuchar de manera genuina y atenta a los demás. Sucede de forma casi automática cuando escuchamos superficialmente al otro (o no lo escuchamos) y en nuestra mente ya hemos fabricado una respuesta. Cuando una empresa no escucha a sus consumidores, tanto sus quejas como las cosas buenas que tienen que decirse, compromete su éxito. Si queremos ser felices y hacer aún más felices a los demás, debemos saber escuchar.

 

Por: Enzo D’Angelo®, Corredor de Seguros y Fundador de compratupoliza.com

[1] Richard Branson, es un magnate de negocios inglés; conocido por su marca Virgin, con más de 360 empresas que forman Virgin Group. Branson fundó su primera empresa con éxito a los 16 años, cuando publicó una revista llamada Student. En 1972, abrió la cadena de tiendas de discos Virgin Records, más tarde conocida como Virgin Megastores y renombrada como zZavvi.

[2] Steve Jobs, fue un empresario y magnate de los negocios del sector informático y de la industria del entretenimiento estadounidense. Fue cofundador y presidente ejecutivo de Apple Inc. Fundó Apple en 1976 junto con un amigo de la adolescencia, Steve Wozniak, con ayuda del excompañero de Jobs en Atari, Ron Wayne en el garaje de su casa. Contaba 26 años y ya era millonario gracias a la exitosa salida a bolsa de la compañía a finales del año anterior.

[3] Tory Burch es una diseñadora de moda estadounidense, empresaria y filántropa, que ha ganado varios premios en la industria de la moda por sus diseños. ​Ella es la presidenta, directora ejecutiva y diseñadora de la compañía Tory Burch LLC.

[4] Elon Reeve Musk es un físico, inversor y magnate sudafricano con nacionalidad canadiense y estadounidense. Cofundador de PayPal, Tesla Motors, SpaceX, Hyperloop, SolarCity, The Boring Company y OpenAI. Es director general de SpaceX, de Tesla Motors, presidente de SolarCity y copresidente de OpenAI. Recientemente en problemas por publicar un twit anunciando una posible salida de Tesla Motors de Wall Street y la SEC con serias intenciones de demandarlo; hasta podría costarle el cargo de Presidente.

Esposo y padre de 6 hijos, caraqueño, hijo de inmigrantes Italianos amantes de este gran país y con profundos valores familiares y cristianos. Graduado en Administración de Empresas y Contaduría Pública, desde muy joven inicia un programa de pasantías en la Gerencia Comercial de Seguros Venezuela (Grupo AIG/ALICO – USA) y allí gana experiencia y mucho aprendizaje con los mejores. Momento en el cual entiende que el Seguro sería su pasión. Posterior a ello y luego de 17 años de desempeño profesional tanto en sociedades de corretaje de seguro como en aseguradoras de gran prestigio, decide dedicarse a ser Corredor y Asesor de Seguros a tiempo completo y de forma poco convencional. De esta manera pondría toda su experiencia profesional al servicio de sus clientes.

6 Comments

  1. Damiano octubre 19, 2018 at 4:19 pm - Reply

    Excelente análisis, muy completo y detallado.

  2. Alejandro octubre 19, 2018 at 6:38 pm - Reply

    Bravo, de verdad que te dedicas a los seguros de manera poco convencional: te tomas el tiempo para recomendarle a tus potenciales clientes “caminos” para el trabajo, y al mismo tiempo nos aclaras cuáles son las virtudes que sigues para ejecutar el tuyo. Llevas la relación entre el “asesor de seguros” y el cliente a otro nivel, más arriba.

  3. Margarita Bracho C. octubre 22, 2018 at 2:43 pm - Reply

    Amigo, por alguna razón de vida llegan a mi correo tus escritos en el momento preciso, personalmente me acrecientan el ánimo y las esperanzas de seguir apostando por nuestro país. Es muy completo lo que expones y las referencias guao!!! Gracias siempre por compartir. QDTB

Leave A Comment